martes, 29 de julio de 2014

¿Se acerca una nueva extinción masiva?

Enviado por Vale de Oz
Tras 3.5 mil millones de años de evolución, la biodiversidad actual del planeta ha alcanzado su máximo punto en la historia. Sin embargo, podría estar llegando a un punto de inflexión. De acuerdo con un grupo internacional de investigadores, éste es el comienzo del sexto evento de extinción masiva.

Desde 1500, más de 320 vertebrados terrestres se han extinguido. Las poblaciones de las especies restantes se han reducido en promedio un 25%, una situación preocupante que también comparte la vida invertebrada. Mientras que las extinciones masivas pasadas fueron provocadas por transformaciones planetarias o impactos de meteoritos, la que se desenvuelve actualmente ha sido causada por la actividad humana.

Se estima que entre el 16% y 33% de todas las especies en el mundo se encuentran en peligro de extinción. Frente al crítico panorama actual, el líder del estudio y profesor de biología Rodolfo Dirzo, de la Universidad de Stanford, ha acuñado el término ¿Defaunación en el antropoceno?.

La megafauna, conformada por los animales más grandes como elefantes, rinocerontes y osos polares, presentan el mayor ritmo de declive, una tendencia similar a las extinciones masivas previas. Estas especies, al dar a luz a pocas crías a la vez, tienden a tener menores índices de crecimiento poblacional. Además, requieren de grandes áreas y su gran masa los vuelve blancos fáciles para el ser humano.

Si bien estos animales representan un porcentaje relativamente bajo del total de las especies en peligro de extinción, su pérdida podría tener efectos devastadores en el medio amiente e incluso en la población humana. Conforme desaparecen, incrementa el número de animales pequeños como los roedores, lo cuales son portadores de enfermedades infecciosas. 

Más preocupante aún, es el hecho de que la población humana se ha duplicado en los últimos 35 años y no muestra signos de desaceleración en su crecimiento. Durante el mismo periodo, el número de animales invertebrados como mariposas y escarabajos ha disminuido en un 45%, lo que podría tener graves repercusiones en nuestra vida diaria. Ejemplo de ello es la pérdida de las abejas debido al uso de pesticidas, repercutiendo en la agricultura a nivel mundial.

Hallar una solución a esta problemática no será fácil, de acuerdo con Dirzo. No obstante, podemos empezar reduciendo la sobreexplotación del medio ambiente y la destrucción de ecosistemas. El experto espera que una mayor conciencia sobre la extinción de las especies (no sólo las más populares) ayude a desencadenar un cambio positivo.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Science.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Calificaciones