martes, 29 de enero de 2013

Los libros afectan el cerebro


La lectura es una tecnología equivalente a los antibióticos o el aire acondicionado. Leer resulta tan antinatural que es capaz de moldear nuestro cerebro. Un cerebro lector es diferente a un cerebro analfabeto. No sólo hay diferencias estructurales en el cerebro, sino que los cerebros lectores entienden de otra manera el lenguaje, procesan de manera diferente las señales visuales; incluso razonan y forman los recuerdos de otra manera, tal y como señala la psicóloga mexicana Feggy Ostrosky-Solís:
Se ha demostrado que aprender a leer conforma poderosamente el sistema neuropsicológico del adulto.
Incluso los cerebros lectores se diferencian entre sí según el idioma en el que lean: los lectores de inglés, por ejemplo, elaboran más las áreas del cerebro asociadas con descifrar las formas visuales que los lectores en lengua italiana. Según se cree, la diferencia radica en el hecho de que las palabras inglesas presentan con más frecuencia una forma que no hace evidente la pronunciación.
Lo que ahora sugiere una nueva investigación es que el cerebro se entrena de un modo diferente si leemos clásicos o leemos contemporáneos (o dicho de otro modo, si leemos textos de palabras complejas, extrañas, rebuscadas o cuya definición ignoramos desafiamos a nuestro cerebro mucho más que si leemos el último de Pablo Coelho.)
Es al menos lo que sugiere un experimento que consistió en monitorizar la actividad cerebral de un grupo de voluntarios mientras leían una serie de libros, que ha sido llevado a cabo por un equipo de científicos, psicólogos y académicos de la lengua de la Universidad de Liverpool. Los clásicos que se leyeron pertenecían a las plumas insignes de Shakespeare, William Wordsworth y T.S. Eliot, entre otros.
Al parecer, el escaneo cerebral no dejó lugar a dudas: los clásicos consiguieron disparar la actividad cerebral porque suponían un reto mayor. Al adaptarse las obras a un lenguaje más moderno y el efecto cognitivo suplementario se diluyó. El estudio también apunta que la poesía incrementa la actividad en el hemisferio derecho del cerebro.
Así que ya sabéis, de vez en cuando, del mismo modo que resolvéis un sudoku o un autodefinido, tal vez sea conveniente que leas textos que contengan palabras similares a las que ahora mismo voy a listar (todas ellas pertenecientes, por cierto, a un cuaderno en el que atesoro palabras raras que no me gustaría olvidar):
Perspicuo: dícese de la persona que se explica con claridad. Trastesado: endurecido. Dícese especialmente de las ubres de las hembras de los animales cuando tienen abundancia de leche.Estevado: que tiene las piernas torcidas en arco. Eviterno: que tiene principio pero no fin. Sumidad: ápice o extremo más alto de una cosa. Prognato: que tiene las mandíbulas salientes. Escible: que puede o debe saberse. Virago: mujer varonil. Embaular: comer con ansia, engullir. Zalema: reverencia humilde. Almuerza: porción de algo que cabe en manos juntas en forma cóncava (se echó varias almuerzas de agua en el rostro). Atrición: pesar de haber ofendido a Dios, no tanto por el amor que se tiene como por las consecuencias de la ofensa cometida. Apodíctico: argumento irrefutable.Ortología: arte de pronunciar bien. Onicófago: que se come las uñas. Acerico: almohadilla para clavar alfileres. Acmé: mayor intensidad de la enfermedad.

Mercurio


No hace muchos años, el mercurio se empleó en medicina para tratar la sífilis. También se usó como insecticida, y como componente de pinturas antiincrustraciones marinas. En pigmentos y cosméticos.Incluso como forma decorativa y hasta mística, debido a su aspecto como de otro mundo: no en vano es un metal líquido, como si fuera un fragmento del T-1000 de Terminator 2.
El mercurio, incluso, fue la señal de que ese día no íbamos a clase: si en el termómetro marcaba fiebre, cama. (¿Quién no intentó imitar al niño protagonista de ET, que posa su termómetro durante unos segundos sobre una bombilla encendida para que su madre le deje quedarse en casa…? Yo lo hice, pero fui al colegio: mi termómetro marcaba más de 45 grados de temperatura, lo que a todas luces indicaba que algo olía a podrido en Dinamarca).
Sin embargo, vamos a tener que acostumbrarnos a la desaparición paulatina del mercurio en nuestras vidas cotidianas.
Noruega, por ejemplo, desde el 1 de enero de 2008, ha prohibido todas las importaciones y la fabricación de todo lo que implicara al mercurio, incluyendo la producción de amalgamas dentarias. La Unión Europea también ha prohibido la exportación de mercurio. Olvidence, pues, de los termómetros y barómetros de mercurio (o conservalos como reliquias).
Hugh Aldersey-Williams abunda en cómo el mercurio va a convertirse en un elemento perseguido en su libro La tabla periódica:
Con el mercurio frenado en su origen, la atención se dirige ahora al que ya está en circulación. Un estudio inglés sobre cremaciones que se escapa al ambiente cuando los empastes de los dientes de los difuntos se vaporizan; el espectro de nuestra coexistencia con el metal, que antaño fue fácil, se nos aparece. Quizá pronto sólo queden aplicaciones muy especializadas.
Si, a pesar de ello, os quedáis con ganas de ver mercurio en directo, siempre podréis visitar el Gran Telescopio Zenith, en las montañas de la Columbia Británica, muy cerca de Vancouver: obtiene sus imágenes del cielo empleando un espejo líquido de mercurio.
Se vierte mercurio sobre una fuente parecida a un wok de seis metros de diámetro. La fuente gira a un ritmo imponente, lo que obliga a la superficie del mercurio a formar un paraboloide más perfecto que el que podría obtenerse mediante vidrio sólido o aluminio. La idea ya tiene más de un siglo, pero sólo recientemente, mientras el metal provocaba el oprobio en todas partes, ha sido posible crear un mecanismo que funcione de manera lo suficientemente uniforme para permitir que ese estanque de mercurio produzca imágenes nítidas.
Casi, casi como Alicia a través del espejo.M

miércoles, 23 de enero de 2013

Garbage, el mundo no basta

El mundo no se acabó en el 2012, pero para mi ya no es suficiente

Disfrútenlo!

Granadas y sus propiedades


Granadas y sus numerosas propiedades!
Bajo una piel gruesa y dorada con toques rojos, se esconde un interior repleto de semillas recubiertas de una pulpa dulce y jugosa de color y brillo similar a la de los rubíes.
Esta fruta se conoce desde los egipcios (2500 aC) que enterraban las personas con una granada para desearles abundancia en la otra vida. Se cree que los cartagineses la introdujeron en la región mediterránea a raíz de las guerras púnicas y, por ello, el nombre científico es Punica granatum.
Los griegos y romanos la incorporaron a la dieta habitual y atribuían la plantación del primer granado a la diosa del amor Afrodita. En el Lejano Oriente, la granada está vinculada a la fertilidad y es un presente que se hace a los novios para desearles mucha descendencia.


Punica granatum
Provitamina A :
En forma de betacaroteno (contiene 30 microgramos por 100 gramos de fruta comestible), se trata de un pigmento que el organismo transformará en vitamina A de acuerdo con sus necesidades. Esta vitamina es necesaria para el buen estado de la retina y la piel, entre otros.
Vitamina C :
La granada contiene 20 miligramos de vitamina C por 100 gramos de fruta comestible (un valor ligeramente por debajo del de la mandarina). Esta vitamina participa en la formación de colágeno (importante para la piel y las articulaciones), glóbulos rojos, huesos y dientes, favorece la absorción del hierro de los alimentos y previene la actividad negativa de los radicales libres, que envejecen la organismo.
Vitaminas del grupo B :
Se trata de un grupo de vitaminas imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema nervioso. De este grupo, la granada destaca por su contenido en vitamina B9, o ácido fólico, que interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico, así como en niacina , o vitamina B3, que favorece el funcionamiento del sistema digestivo, ya que actúa en la conversión de los alimentos en energía.

En cuanto a los minerales :


Potasio y calcio :
El primero es un mineral imprescindible para la transmisión y generación del impulso nervioso y la actividad muscular normal, y evita los calambres en las extremidades. Además, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Y el calcio es el mineral más abundante del cuerpo. Su función principal es la de ayudar a construir y mantener huesos y dientes, al tiempo que interviene en los procesos de coagulación sanguínea.
Magnesio:
Se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos y, además, forma parte de los huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
fuente:
Medicina natural, http://curartenaturalment.blogspot.com.ar

miércoles, 2 de enero de 2013

Más de 50 cosas que no sabías sobre 25 animales que creías conocer muy bien (III)


Seguimos, en la línea de la anterior entrega de esta serie de artículos, descubriendo peculiaridades de animales muy comunes.

11. Araña

-Son capaces de tejer redes perfectas en gravedad cero. Pero en 1995, un experimento de la NASA reveló algo bastante obvio: que la marihuana les hace perder la concentración durante el hilado y que las anfetaminas les hacen tejer mucho más rápido, pero con menos precisión.
-La seda de araña es 5 veces más resistente que el acero y 30 veces más elástica que el nailon. A la vez es tan ligera que, una hebra suficientemente larga para rodear el planeta Tierra, pesaría lo mismo que una pastilla de jabón.

12. Elefante

-Los elefantes han evolucionado hasta tener una nariz de 2 metros de largo, 150 kilos de peso y… con 100 veces más músculos que los que tenemos en todo nuestro cuerpo. Con razón, la trompa no sólo sirve para beber agua (hasta 4 litros de una sola sentada) sino que también funciona como brazo, mano, tubo de respiración y arma.
-Tienen prácticas de duelo: suelen visitar y acariciar los huesos y los colmillos de los muertos.

13. Rata

-Practican sexo hasta 20 veces al día y son extremadamente promiscuas: una hembra en celo puede tener sexo más de 500 veces con un montón de machos distintos y parir 12 camadas de 22 crías cada año.
-Puede nadar durante 72 horas. Puede saltar desde una altura de 15 metros sin sufrir daño. Puede colarse por huecos de poco más de 1 centímetro. Puede dar brincos de casi 1 metro. Puede comer todo lo que es comestible, y también muchas cosa que no lo son: plomo laminado, hormigón tierno, ladrillos, madera y aluminio.

14. Alce

-El alce ama tanto el frío que a temperaturas por encima de los -5 grados tiene dificultades para respirar, por eso se ve obligado a tumbarse en la nieve para refrescarse.
-Las cornamentas superan los 20 kilos de peso y son tan anchas que podrían albergar una hamaca para un niño. Además, las astas de alce forman el tejido animal de crecimiento más rápido: 2,5 centímetros al día. Por si fuera poco, las astas son muy sensibles: el alce puede sentir si una mosca se ha posado en ellas.

15. Jirafa

-Su cuello es un prodigio de la naturaleza. A través de esta barra de carne hay un entramado de arterias para evitar desmayos cuando se inclinan, y la jirafa debe respirar a menudo para mover 2,5 litros de aire en el sentido ascendente y descendente.
-Al final de este cuello existe otro elemento que también resulta espectacular: la lengua. Se puede extender hasta 50 centímetros: lo suficiente como para limpiarse las orejas. Más que una lengua es una herramienta de agarre con el mismo nivel de destreza que tres dedos humanos.

Calificaciones