lunes, 15 de marzo de 2010

Pastizales...una solución al cambio climático...?



Los pastizales tienen un enorme potencial sin explotar para mitigar el cambio climático al absorber y almacenar CO2, según un nuevo informe de la FAO. Los pastos y las tierras de pastoreo representan un sumidero de carbono que podría superar al que ofrecen los bosques, si se utiliza adecuadamente.

Los 3 400 millones de hectáreas de pastizales -que cubren cerca del 30 por ciento de la superficie terrestre libre de hielo y suponen el 70 por ciento de las tierras agrícolas- pueden desempeñar un papel clave a favor de la adaptación y para reducir la vulnerabilidad al cambio climático de más de mil millones de personas que dependen de la ganadería para vivir, según el documento Review of Evidence on Drylands Pastoral Systems and Climate Change (Estudio de las evidencias sobre los sistemas pastoriles en áreas de secano y el cambio climático).

“El mundo tendrá que utilizar todas las opciones para contener el calentamiento global dentro de los dos grados centígrados. La agricultura y el uso de la tierra tienen el potencial de ayudar a minimizar las emisiones netas de gases de efecto invernadero a través de prácticas precisas, en especial almacenar carbono en el suelo y la biomasa. Estas prácticas pueden incrementar al mismo tiempo la productividad y la capacidad de resistencia de la agricultura, contribuyendo así a la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza”, aseguró el Director General Adjunto de la FAO, Alexander Müller.

by: Ing. Ramírez

viernes, 12 de marzo de 2010

Chitón

Su concha se parece al caparazón de la tortuga

Las casi 700 especies de chitones forman un grupo primitivo de moluscos, cuyo oroigen se remontal muy lejos en el tiempo geológico. Su anatomía es simple y generalmente llevan una serie de ocho placas articuladas que recuerdan a la segementación de los gusanos anillados.

La mayoría de los chitones son de pequeño tamaño. Son moluscos cosmopolitas, que se encuentran en todos los mares cálidos o templados. A pesar de que ciertas especies pueden vivir incluso a 4000 metros de profundidad, la mayoría de los chitones se encuentran fijados a las rocas de la zona de flujo y reflujo de las mareas.

Están anclados sólidamente y es difícil despegarlos debido a su reborde, que asegura una adherencia perfecta del animal, incluso en superficies irregulares. Tanto el pie, como el reborde periférico, posibilita la adherencia, que también está facilitada por secreciones pegajosas. Así se protegen de los predadores, de la acción de las olas y de la desecación durante la marea baja, cuando se encuentran al descubierto durante varias horas.

Los chitones pueden reptar por movimientos ondulantes de contracción, partiendo de detrás, y no de adelante, como los caracoles. Estos moluscos son principalemente nocturnos. Exploran los alrededores y vuelven a su lugar de anclaje antes del alba, como hacen las lapas. Si se les despega a la fuerza de su soporte, los chitones se enrollan parcialmente en forma de bola, como minúsculos tatúes. Se alimentan de algas microscópicas, que ramonean sobre las rocas. Tienen varios centenares de ojos minúsculos.

Grupo: Moluscos
Clase: Poliplacóforos
Orden:Quitones incisos
FamiliaQuitónidos
Género y especie: Chiton sp. (Chitón)

Calificaciones