martes, 28 de febrero de 2017

¿Qué es el Síndrome de Excitación Sexual Persistente?

Existe un grupo reducido de personas en el mundo que viven una excitabilidad sexual diferente; experimentan sensaciones como calor, ardor, comezón, dolor en sus genitales, acompañadas o no de orgasmos repetitivos, sin que obtengan placer sexual con ellos; padecen lo que se ha denominado trastorno o síndrome de excitación sexual persistente.

Aunque hombres y mujeres buscan el placer del orgasmo en su vida íntima, quienes padecen el síndrome de excitación sexual persistente (SESP) no se sienten gratificados o aliviados con los orgasmos que experimentan de manera totalmente involuntaria.
El trastorno de excitación sexual persistente consiste en la intrusiva, espontánea y no buscada excitación genital en ausencia de interés sexual y deseo. Esta excitación no se alivia con la consecución de orgasmos y las sensaciones persisten por horas o días.

Se trata de un problema sexual de carácter bastante peculiar y misterioso, descrito por primera vez en 2001 y considerado oficialmente una disfunción sexual desde 2003. El Síndrome de Excitación Sexual Persistente (PGAD, por sus siglas en inglés), no es sino un trastorno caracterizado por la presencia de tensión en los genitales acompañada de excitación continua, sin que exista previamente deseo sexual.Las mujeres que sufren de PGAD sienten que aumenta su frecuencia cardíaca, que se acelera su respiración, que su musculatura pélvica se contrae y que el cuerpo se prepara para el orgasmo. Sin embargo, es una situación no deseada. Lejos de ser agradable, es molesto, frustrante e incómodo, ya que puede producirse en las situaciones más cotidianas: haciendo la compra, viendo una película o en el trabajo.

La aparición de este trastorno es repentina y muchas veces sin una causa aparente, aunque se asocia a la compresión del nervio pudendo después de una caída, una cirugía, parto, traumatismo físico por un choque automovilístico, o por la práctica de deportes como el ciclismo.

La situación de vivir permanentemente en estado de excitación sexual sin quererlo, hace que éstas mujeres pierdan todo interés por las relaciones sexuales ya que suelen quejarse de dolor durante la penetración, entre otras muchas cosas. A pesar de que esta tensión en los genitales no siempre conduce a un orgasmo, la sensación de excitabilidad no desaparece ni aún llegando a él.

ANÁLISIS DE UN CASO

Una paciente de 48 años de edad, de género femenino con antecedentes de hipertensión arterial, que presentó la menopausia a los 43 años, acude a consulta por “sensación de roce y calor en la vulva” y “mucho deseo sexual”.

Dichas sensaciones aparecieron después de la histerectomía abdominal. Al día siguiente del postoperatorio comenzó a sentir sensación de roce y calor en la vulva y en el clítoris. El deseo sexual se incrementó de manera posterior a la cirugía y las relaciones sexuales con el esposo aliviaban los síntomas, pero no completamente. Por tal motivo, aumentó la frecuencia de las relaciones sexuales y se masturbaba a escondidas del esposo, con lo cual tampoco lograba alivio. Sus síntomas se agravaban al sentarse obteniendo algún grado de alivio al ponerse a caminar.

VALORACIÓN
El examen ginecológico fue normal y sus mamas y genitales correspondientes a una edad cronológica de 40 años. En la discusión multidisciplinaria del caso se plantea la hipótesis diagnóstica de una mono neuropatía del nervio pudendo por lesión iatrógena durante la histerectomía.

El dolor de carácter neuropático en la región del clítoris, la vulva, el perineo y el ano es el síntoma fundamental que orienta a pensar en el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo que la paciente interpretaba como “un aumento del deseo sexual”. La irritación neural le producía una excitación sexual persistente que buscaba ser aliviada mediante el coito.

Existen otras alteraciones que pueden aparecer junto al dolor neuropático por lesión del nervio pudendo, como dispareunia (dolor durante la penetración vaginal); anorgasmia (incapacidad para alcanzar el orgasmo); y en el hombre, la disfunción eréctil. Tratamiento: médico y quirúrgico.

Hombres y mujeres por igual pueden llegar a presentar este trastorno, aunque se conocen un mayor número de casos en mujeres por los procedimientos ginecológicos asociados.

La ignorancia sobre el origen de este trastorno y la vergüenza asociada a atenderlo lo encubren y dificultan la atención médica, psicológica y sexual.

La forma en que muchas mujeres enfrentan esta excitabilidad sexual persistente, mediante el coito frecuente o la masturbación, hace que lleguen tardíamente a consulta interdisciplinaria y vean con pesimismo la posibilidad de encontrar un alivio.

El primer paso será aceptar la necesidad de ser ayudado en un trastorno sexual cuyo origen es oscuro y dejar a su ginecólogo, en el caso de la mujer, o a su urólogo, en el caso del hombre, para que mediante la exploración física e interrogatorio establezca un diagnóstico e implemente un tratamiento.


NO ES SUFICIENTE CON EL TRATAMIENTO MÉDICO
Aún reconociendo el origen físico de este trastorno, es necesario atender médica, psicológica y sexualmente a quien lo padece y a la pareja con quien comparte su vida sexual, ya que toda la dinámica sexual se ve alterada por este trastorno.

La mujer con síndrome de excitación sexual persistente, puede llegar a creer que es una “depravada sexual” y que tiene un apetito sexual incontrolable, cuando en realidad no es así. El hombre que llega a tener erecciones involuntarias y por varias horas, observara con recelo y vergüenza sus reacciones eréctiles frente a su familia, en el trabajo o mientras realiza cualquier actividad social. La autoimagen, confianza en sí mismo e incluso la intimidad con la pareja se ven atropelladas por la urgencia coital o masturbatoria de quien padece este trastorno.

La incapacidad para experimentar saciedad orgásmica será otro elemento a valorar en la relación psicoterapéutica. La vida sexual en pareja deberá reeducarse una vez que mediante el tratamiento físico médico quirúrgico la condición se controle o elimine.

La capacidad para intimar a otro ritmo será uno de los primeros objetivos a alcanzar, una vez que la vida de pareja se normalice.

Recuperar el terreno perdido por estar enfrentando a un enemigo formidable requiere de un acompañamiento terapéutico conjunto, tanto de su médico, que deberá explicar el origen de este trastorno e implementar un tratamiento, así como la presencia y apoyo del psicoterapeuta y el sexólogo.

El desamparo emocional que sufre quien enfrenta esta condición, aun con un tratamiento médico efectivo, experimenta un grado elevado de vulnerabilidad y temor a vivir una sexualidad que creyó perdida.

El papel de la pareja en este trance es de vital importancia, ya que su actitud comprensiva contribuirá a la recuperación de la confianza y la reanudación de una vida sexual íntima y satisfactoria.

lunes, 27 de febrero de 2017

Erosión

La textura de suelo responde a la proporción en que están distribuidas las partículas que lo componen. La capacidad permebealizante de un suelo, así como la retención del agua, son características que dependen directamente de la textura.

Si las diferentes fracciones en que se dividen los elementos sólidos no predominan entre sí unos sobre otros se dice que el suelo está equilibrado; las arcillas y limos constituyen las partículas de la fracción fina, las arenas la fracción media y las gravas y piedras la fracción gruesa.

La estructura vertical del suelo está compuesta por una serie de capas o estratos de desigual anchura denominadas horizontes. A su vez, a un conjunto de horizontes se le denomina perfil del suelo. Los horizontes de la estructura existentes entre la superficie y la roca madre pueden tener composiciones tipo A, B o C, y según la importancia de la capa puede ser dividida a su vez en otras subcapas:


Horizonte tipo "A" 
El horizonte A, o capa superior del suelo, es la zona de acumulación máxima de materia orgánica (humus). El horizonte B, o subsuelo, está formado por el producto de la alteración de la roca madre y es pobre en materia orgánica; en este horizonte, se suelen acumular los nutrientes minerales que se han lixiviado del horizonte A. El horizonte C está constituido por rocas sueltas que se extienden hasta el lecho de rocas que se encuentra por debajo de ellas y que constituye el material originario del suelo.

La profundidad y la composición de estas tres capas y en consecuencia la fertilidad del suelo varían considerablemente en ambientes diferentes. 


En el mantillo de material en descomposición que se encuentra sobre la superficie del suelo de los bosques australes y septentrionales de coníferas es ácido y se descompone lentamente; el suelo tiene poca acumulación de humus, es muy ácido y pierde elementos minerales por lixiviación (lavado). En suelo de los bosques caducos fríos o templados, la descomposición es algo más rápida, la pérdida de minerales por lixiviación es menos extensa y el suelo es más fértil.

Estos suelos han sido usados intensamente para la agricultura, por lo cual es necesario prepararlos añadiendo cal (para disminuir la acidez) y fertilizantes. En suelo de las praderas de gramíneas, casi todo el material vegetal que se encuentra sobre la superficie del suelo muere cada año, al igual que muchas de las raíces, y grandes cantidades de materia orgánica regresan, así, constantemente al suelo. Además, las raíces finamente divididas penetran extensamente en el suelo. El resultado es un suelo muy fértil.

La disponibilidad de nutrientes minerales esenciales depende, en gran medida, de las características de la roca madre a partir de la cual se ha formado.


Erosión eólica
La erosión eólica es llevada a cabo por el viento y es cuantitativamente menos importante que las demás; está condicionada a la ausencia de vegetación y a la presencia de partículas sueltas en la superficie.

La deflación se produce cuando el viento levanta los fragmentos sueltos del suelo; la abrasión tiene lugar cuando dichos fragmentos chocan con la superficie de las rocas y las desgastan; en las rocas de consistencia heterogénea la erosión avanza más rápidamente en las zonas más blandas, produciendo una superficie denominada alveolar.


Erosión fluvial
La erosión fluvial es la que llevan a cabo los cursos de agua continentales (ríos y torrentes); la energía cinética del agua determina la intensidad de la erosión y depende de la energía potencial, que se debe a la diferencia de altura entre la zona donde discurre y el nivel del mar (nivel de base).

La energía cinética no es uniforme a lo largo del curso del río y es mayor en el tramo alto, de mayor pendiente, y menor en la desembocadura; ello determina una erosión diferencial que modifica el perfil longitudinal del curso del río, evolucionando hacia un modelo teórico, el denominado perfil de equilibrio, en el que cada punto del mismo recibe por sedimentación la misma cantidad de materiales que pierde por erosión. Los cambios de nivel de base (transgresiones y regresiones marinas) determinan un nuevo perfil de equilibrio.

Erosión glaciar

La erosión glaciar se debe a la acción de los glaciares sobre las rocas de la superficie; la erosión es mucho más intensa en el fondo de la masa de hielo que en los costados, lo que determina el típico modelado de los valles glaciares en forma de U.
Este tipo de erosión se debe en parte a la abrasión producida en la roca del fondo por los fragmentos que engloba el hielo, separados de la primera por una fina película de agua; pero también interviene un mecanismo distinto, mediante el cual el hielo pegado a la roca, sin agua fundida que los separe, arranca fragmentos de la misma. Estructuras características que resultan de la erosión glaciar son los circos glaciares, los valles colgados y los lagos de origen glaciar. Erosión marina
La erosión marina es la que lleva a cabo el mar sobre las rocas del litoral; la acción principal se debe al movimiento de las olas, cuya energía procede de la energía cinética del viento. Las mareas tienen una actividad erosiva menos importante pero por otra parte aumentan el área de actuación del oleaje al modificar periódicamente el nivel del mar.
La erosión que llevan a cabo las olas se debe en parte al choque del agua contra las rocas y también a la abrasión que ejercen los fragmentos que arrastra el agua y que proceden de la misma roca erosionada. Las formas erosivas más características son los acantilados y las plataformas de abrasión.

Actividades humanas


Pero no son estos los únicos agentes y factores causantes de la erosión, el hombre con sus actos de tipo cultural y económico, ha fortalecido la acción de los agentes naturales. En gran parte del planeta se realizan prácticas agrícolas que contribuyen a la erosión de los terrenos.

La repoblación masiva de especies de crecimiento rápido en base al interés económico que ello representa, como son los eucaliptos, contribuyen a la decadencia de los suelos por su corto arraigo y mínimo aporte, ya que el tiempo es parte fundamental para su formación, además de ser especies de fácil combustión. Todo ello en detrimento de las especies de frondosas de hoja perenne o caduca, buenas formadoras de suelos.

Por su parte, las prácticas agrícolas y ganaderas incorrectas, como la sustitución de abonos naturales por los químicos que provocan la mineralización y compactación de los suelos, la quema de rastrojos, el abandono de los cultivos de ladera que permitían la sujeción de las tierras, la pérdida de pastos por excesivo pastoreo o el abandono de las ganaderías extensivas que favorecían su conservación, son elementos añadidos a la deforestación y destrucción de la cubierta vegetal.

domingo, 26 de febrero de 2017

Categorías taxonómicas

La unidad de clasificación de los seres vivos es la especie, que puede definirse como el conjunto de individuos similares estructural y funcionalmente, que sólo pueden cruzarse entre sí y tienen un antecesor común. Las categorías taxonómicas forman un orden jerárquico, es decir, una serie de niveles en los que la categoría mayor abarca a todas las demás. Hay ocho categorías principales: especie, género, familia, orden, clase, división o phylum, reino y dominio. Cada categoría, desde especie hasta dominio, es cada vez más general e incluye organismos cuyo antepasado común era cada vez más remoto en su relación evolutiva. El nombre científico de un organismo se forma de hecho de las dos categorías más pequeñas: el género y la especie.



Desde Aristóteles hasta Linneo, los biólogos dividían el mundo de seres vivos en dos reinos: vegetal (Plantae), individuos inmóviles, autótrofos y fotosintéticos, y animal (Animalia), organismos móviles y heterótrofos.



En 1866, el alemán Ernst Haeckel sugirió la conveniencia de constituir un tercer reino: el Protista, que comprendiera los organismos unicelulares (bacterias, algas, hongos y protozoarios). En 1937, Chatton estableció un cuarto reino, el Monera, para abarcar a todos los organismos procariontes (bacterias y cianofitas), diferenciándolos de los eucariontes (plantas, animales y protistas).


En 1969, el biólogo R. H. Whittaker, establece un esquema de clasificación que reúne los organismos en cinco reinos. Él distinguió el reino Fungi (hongos y levaduras) como un reino separado de las otras formas de origen vegetal. Los hongos carecen de pigmentos fotosintéticos pero tienen núcleos y paredes celulares.


En 1990, Carl Woese comprobó que por la secuenciación del ARNr, los procariontes se dividían en dos grupos: eubacterias y arqueobacterias Propuso un nuevo taxón superior al reino que llamó dominio.


Todos los seres vivos se agruparían en 3 dominios: Bacteria, Archaea y Eukarya, de los cuales, dos son exclusivamente procariontes pertenecientes al que era el reino Monera (Bacteria y Archaea) y el tercero (Eukarya), formado por eucariontes, incluiría entre otros los reinos Protista, Plantae, Animalia y Fungi.

El sistema de tres dominios propuesto por Woese, es un modelo evolutivo de clasificación basado en diferencias en las secuencias de nucleótidos del RNAr y RNAt, en la estructura lipídica de la membrana y en la sensibilidad a antibióticos.


Este sistema propone que una célula ancestral común dio origen a tres diferentes tipos celulares: Archaea (arqueobacterias), Bacteria (eubacterias) y Eukarya (protistas, hongos, animales y plantas).

Marrajo gigante

Este enorme tiburón, completamente inofensivo, come plancton

El marrajo gigante, también llamado tiburón peregrino, es uno de los mayores tiburones que se conocen. Aparte de su gran tamaño, y del hecho de que se le pesca frecuentemente, no se sabe aún gran cosa sobre sus costumbres. 

El marrajo gigante se desplaza constantemente con la boca completamente abierta. En esta enorme abertura penetra el agua y una especie de peines branquiales, que en él sustituyen a los dientes, retienen las materias alimenticias, que luego traga. Cosa extraña, este enorme tiburón se alimenta exclusivamente de criaturas planctónicas minúsculas. 

Vive solitario o en pequeños grupos, nadando perezosamente bastante cerca de las costas. Se han observado verdaderos bancos, compuestos de unos sesenta individuos. En crucero, el marrajo gigante avanza a 3 ó 4 km por hora. Es evidente que si nadase más de prisa no podría retener los copépodos y otros pequeños crustáceos de los que se alimenta. 

Se ha podido comprobar, en 1953, que este monstruo marino se abstenía de alimentarse al final del otoño, cuando cesa la proliferación del plancton. Se dirige entonces a las profundidades y entra en un estado de semiinconsciencia, correspondiente a una forma de hibernación, para reemprender su actividad normal con la llegada de la primavera. 

No se sabe casi nada del ciclo biológico del marrajo gigante. Se supone que las crías nacen vivas. Parece que este pez efectúa migraciones estacionales, pero los especialistas no conocen los itinerarios. Su pesca no es fácil, porque no muerde los anzuelos.

Grupo: Vertebrados
Clase: Condrictos
Oden: Pleurotremas
Familia: Cetorrinidos
Género y especie: Cetorhinus maximus (marrajo gigante)

sábado, 25 de febrero de 2017

El suelo

La parte de la geología que estudia las rocas se denomina litología; su descripción es el objeto de la petrografía. Las rocas son materias minerales que en cantidades considerables forman parte de la corteza terrestre. En ecología, es de interés el conocimiento sobre la formación de los suelos, en los cuales las rocas juegan un papel muy importante.


La formación y composición del suelo consistente en rocas sedimentarias y morrenas glaciales, constituyen el aporte de minerales al suelo, así como un elemento indispensable para su formación, mediante un proceso por el cual las rocas son alteradas mecánicamente por acción de diversos agentes, principalmente atmosféricos y con el transcurso del tiempo.
  
La composición de las rocas
Las rocas pueden estar constituidas por partículas minerales agregadas del mismo género, o de distinta estructura cristalina y composición química. En general, las rocas están formadas por varias especies minerales o rocas compuestas.


Cuando las rocas están formadas por una sola especie mineral se llaman rocas simples. Los minerales que constituyen las rocas se dividen en esenciales, accesorios y secundarios. Los esenciales definen el tipo de roca de que se trata; los accesorios son materias que pueden o no estar presentes; y los secundarios son aquellos minerales que aparecen en escasa cantidad. La información sobre la petrogénesis de las rocas, se obtiene mayormente atendiendo a la estructura y textura, además de la que complementariamente proporcionan la composición química y mineralógica.


Según sus orígenes, las rocas se clasifican en sedimentarias, metamórficas e ígneas o magmáticas.

Rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias son aquellas que están compuestas por materias que han sufrido una transformación, y en la que se ha producido depósito y acumulación de minerales disgregados, ya sea por acción del viento, agua o erosión glacial. El efecto de estos elementos, así como la velocidad de deposición o naturaleza de la materia depositada, produce diferencias visibles en las capas por su diferente color o composición (lechos de sedimentos paralelos).


Las rocas sedimentarias pueden tener un origen mecánico (fragmentario) o químico. Las de origen mecánico están compuestas de partículas minerales, fruto de la desintegración por un efecto mecánico de otras rocas, y que posteriormente fueron arrastradas por el agua con toda su integridad química, siendo depositadas en capas. Ejemplo de materiales que tienen este origen mecánico son la arenisca (masas de arena o cuarzo), el esquisto micáceo (mica y arcilla o barro), y el conglomerado (grava litificada).


Las rocas sedimentarias que tienen origen químico pueden estar compuestos de caliza, consistentes en restos de organismos marinos microscópicos decantados sobre el suelo oceánico; o también depositarse en los lagos o fondos marinos a partir de la roca madre, después de la evaporación y posterior precipitación de las disoluciones salinas. Ejemplo de este caso es el yeso (sulfato de calcio hidratado), la halita (sal gema, o sal común mineralizada) y la anhídrida (sulfato de cal anhidro).

Rocas metamórficas

Las rocas metamórficas son aquellas que han sufrido alteración de su composición y textura original, por efecto del calor, presión y fluidos del interior de la corteza terrestre, formando gneis, cuarcitas, etc. A esta transformación metamórfica se le llama dinamotérmico o regional cuando sucede por la acción de la presión o temperatura; y térmico o de contacto cuando viene influenciado por rocas ígneas (magma).


Según se den circunstancias térmicas o dinamotérmicas, se distinguen varios tipos de rocas metamórficas. El esquisto, por ejemplo, a bajas temperaturas se metamorfiza en pizarra, pero se metamorfiza en filita si queda sometido a temperaturas suficientemente elevadas como para recristalizarse.

Rocas ígneas o magmáticas
Las rocas ígneas o magmáticas, son aquellas que se han formado por enfriamiento y solidificación del magma o materia rocosa fundida, es decir, la materia ígnea y fundida (total o parcialmente) de silicatos y elementos volátiles que se encuentra debajo o en el interior de la corteza terrestre.


Los magmas pueden ser ácidos (con más de un 60 % de anhídrido de silicio) y básicos (con menos cantidad de anhídrido de silicio). Los magmas pueden irrumpir en la corteza terrestre y desparramarse en ésta en forma de lavas o gases (vulcanismo) o consolidarse en su interior (plutonismo).

Cuando esta consolidación tiene lugar en profundidad y con enfriamiento lento, se originan las rocas ígneas o plutónicas (por ejemplo granitos, sienitas, dioritas); cuando se verifica en la superficie con enfriamiento y solidificación rápida, se forman las rocas ígneas extrusivas o volcánicas (por ejemplo siolitas, traquitas, basaltos); si se produce en una zona intermedia aprovechando grietas o fracturas aparecen las rocas ígneas filonianas (por ejemplo aplitas, magmáticas, pórfidas). En su mayoría, las rocas ígneas están compuestas por silicatos, por ello se tiende a su clasificación según su contenido en sílice.


Finalmente, se reconoce la roca viva, como aquella que tiene su raíz muy profunda, no tiene mezcla de tierra y no está formada por capas.


Aunque la ecología también se ocupa del estudio del suelo, es en realidad otra ciencia que se encuentra entre la biología y la geología, denominada edafología, la encargada de su estudio integral. Por su parte, la ecología considera al suelo y sus factores abióticos como actuantes sobre los seres vivos, y lo define dentro del ecosistema global como un ecosistema particular.


A la capa superficial de la corteza terrestre donde se desarrollan las raíces de los vegetales se le denomina suelo. Duchafour lo definió como un medio complejo, cuyas características son: atmósfera interna, régimen hídrico particular, fauna y flora determinadas y elementos minerales. 


Se trata de estructuras dinámicas que van cambiando desde sus inicios hasta adquirir un equilibrio con el entorno, aunque en el proceso de formación pueden llegar a ser destruidos por la erosión.


Al proceso de formación y desarrollo de los suelos se le denomina edafogénesis. Los factores que intervienen en este proceso son: el clima, el relieve, la actividad biológica, la composición litológica y el tiempo de actuación de todos ellos.


La actividad biológica favorece la disgregación física de la roca madre (consistente en rocas sedimentarias y/o morrenas glaciales), fundamentalmente mediante la acción de las raíces de los vegetales, pero también interviene de forma notable en la meteorización química por medio de los ácidos húmicos, procedentes de la descomposición de restos orgánicos. La composición litológica de la roca madre determina cuáles serán los productos de alteración originados por la meteorización; por tanto, influye en el grado de acidez del suelo resultante.

La roca madre constituye el aporte de elementos minerales cuando se produce su disgregación y descomposición; finalmente, con el transcurso del tiempo y la acción conjunta del clima y vegetación, se produce la mezcla de los elementos entre sí y con el aire y agua.

Flor

Una Flor típica consta de cuatro capas o verticilos unidos al extremo modificado del tallo llamado receptáculo. 

Los verticilos son:
1. Cáliz: representa el primer verticilo floral por ser el más externo o inferior. Está formado por hojas modificadas denominadas sépalos.

2. Corola: representa el segundo verticilo floral en orden ascendente; está formado por hojas denominadas pétalos que en general presentan modificaciones muy variadas en color y forma.

3. Estambres: forman un verticilo que se encuentra dentro de la corola. Cada estambre tiene un pedicelo delgado o filamento, en cuya parte superior se encuentra una antera, que es el órgano portador de polen. El verticilo o agrupamiento de estambres se denomina androceo.

4. Carpelo: el o los carpelos constituyen el verticilo central; tomados en conjunto, los carpelos se conocen como gineceo. Cada una de las estructuras del gineceo se denomina comúnmente pistilo.Un pistilo puede componerse de uno o más carpelos unidos en el centro de la flor. Hay tres partes distintas en cada pistilo:
a) una porción basal extendida, el ovario, en el que se producen los óvulos, es una estructura hueca que puede tener una o varias cámaras llamadas lóculos,
b) el estilo, un pedicelo delgado que sostine al
c) estigma, lugar en donde se deposita el polen.

Perianto: se emplea este término para nombrar al cáliz y a la corola colectivamente (los dos verticilos exteriores se pueden distinguir morfológicamente).
Perigonio: es el perianto no diferenciado en cáliz y corola.
Tépalos: son las piezas que constituyen al perigonio, es decir cuando los dos verticilos exteriores (cáliz y corola) no se pueden distinguir morfológicamente.

Elevación de las partes Florales: las diferentes partes florales se disponen unas por encima de otras, presentándose en el siguiente orden comenzando por las de abajo: sépalos, pétalos, estambres y carpelos.

Inflorescencia: Cuando las flores se presentan agrupadas, a la unidad en su conjunto se denomina inflorescencia.

Amento: es uan espiga que tiene por lo común tan sólo flores unisexuadas (pistiladas o estaminadas) y apétalas.

Cabeza: es una inflorescencia en la que las flores se reúnen sobre un eje muy corto.

Cabezuela o Capítulo: agrupación densa de flores sin pedicelo.

Cima: la parte superior del eje principal de la planta produce una flor que abarca toda la parte superior, por lo que el eje deja de alargarse.

Corimbo: inflorescencia amplia y extendida, en la cual los pedicelos inferiores se van alargando suscesivamente, dando a la inflorescencia la apariencia de estar aplanada en el extremo.

Espádice: inflorescencia parecida a una espiga, gruesa o carnosa, con flores muy pequeñas que se encuentran reunidas y por lo común incluidas en una espata (bráctea alargada que encierra a la inflorescencia).

Espiga: el eje principal de la inflorescencia se alarga, pero las flores se localizan sobre su eje y no tienen pedicelo.

Panícula o panoja: es un tipo de racimo pero compuesto o ramificado.

Racimo: se denomina así a la inflorescencia cuyo eje principal tiene ramas cortas o pedicelos, cada pedicelo tiene aproximadamente la misma longitud y termina en una flor.

Tirso: panícula compuesta y compacta con un eje principal y ejes laterales.

Umbela: se denomina así a la inflorescencia en la cual las flores brotan como en una sombrilla, teniendo sus pedicelos longitudes casi iguales.

Verticilo: inflorescencia que presenta las flores arregladas en estructuras que están en planos alrededor de un tallo.

Huracanes y Tornados

La atmosfera
División.- Se le divide en varias capas según su densidad, composición y diversas propiedades, siendo la Tropósfera la más baja, (se toma como punto de referencia cero el nivel del mar para de ahí hacia arriba medir las capas atmosféricas). La tropósfera inicia en el nivel del mar hasta unos doce kilómetros en promedio, siendo menor en los polos (nueve kilómetros) y mayor en el ecuador (18 kilómetros), seguido de la Estratósfera, que le sigue hasta aproximadamente 50 kilómetros de altura, seguida de la Mesósfera la cual llega a 80 u 85 kilómetros de la superficie, continuada por la Termósfera que inicia alrededor de los 100 Km (en la llamada línea de kármán) la cual limita a los 500 Km de altura con la Exósfera, que es la capa más externa de la atmósfera, la cual limita con el espacio interestelar.

Tropósfera.- Es la capa en la que se desarrolla la vida, así como los diferentes fenómenos atmosféricos como movimientos de masa de aire y vapor de agua; es en donde se forman las nubes y en donde se dan la mayoría de los diferentes fenómenos climáticos, lluvias, cambios térmicos, vientos, y en donde por la composición gaseosa que tiene se desarrolla la vida de la superficie terrestre. Es dentro de esta capa, donde vuelan las aves y la mayoría de los aviones. En ella la temperatura desciende conforme se aumenta la altitud llegando a los 50 grados bajo cero en los límites con la estratósfera, y de la misma manera escasea el oxígeno al aumentar la altitud.


Estratósfera.- Es la capa atmosférica que sigue a la Tropósfera, iniciando desde entre los 10 u 18 kilómetros en que termina la tropósfera hasta aproximadamente los cincuenta kilómetros sobre el nivel del mar. En ella va aumentando la temperatura que existe en la tropopausa (frontera entre la troposfera y la estratosfera), que ahí es de entre los 50 o 55 grados centígrados bajo cero, aumentando la temperatura al ir subiendo la altitud, debido a la falta de humedad y a los efectos del ozono, que se encuentra dentro de la estratósfera (casi a su final), en donde se reúne alrededor del 90% del ozono atmosférico, que es el responsable de absorber entre el 97 y 99 % de las radiaciones ultra violeta (principalmente rayos UV de los tipos UV-B y UV-C, que son dañinos a los seres vivos, y sin embargo dejan pasar parte de los rayos UV del tipo UV-A, que no son tan dañinos para la vida, (y que incluso son necesarios en ciertas cantidades para los seres vivos), permitiendo la existencia de la vida. A la altura de esta parte de la atmósfera sólo pueden volar algunos aviones supersónicos del tipo del Concord, Mig-31 o el SR-71, que pueden soportar los cambios de presión y temperatura que se dan en esas alturas.

Mesósfera.- La mesósfera es la capa que continúa a la estratósfera; comienza alrededor de los 50 kilómetros de la superficie, extendiéndose hasta los 80 kilómetros de altura. Es mayor proporcionalmente que las otras capas anteriores, en ella se encuentran alrededor del 0,1% de la masa total del aire, siendo nitrógeno y oxígeno los gases predominantes en ella, aunque también hay ozono y otros gases. En esta parte de la atmósfera la presión es mucho menor a la de la estratósfera. Conforme se aumenta la altitud disminuye la temperatura entre los 70 u 80 grados bajo cero, llegando incluso a los 90 grados bajo cero, siendo la parte más fría de la atmósfera.

Termósfera.- La termosfera o Ionosfera, en esta parte de la atmósfera la temperatura del aire cambia dependiendo de la mayor o menor radiación solar que incida en ella tanto en el día como a través del año, llegando a existir temperaturas de 1500 grados centígrados o más. Es en esta parte de la atmósfera en la que se producen las llamadas auroras boreales y polares.

Exósfera.- Es la parte más externa de la atmósfera, comienza entre 600 u 800 kilómetros de la superficie, terminando entre 2000 o 10000 kilómetros; es la región atmosférica más distante de la superficie terrestre, lindando con el espacio exterior. En esta zona la presión es mínima, siendo casi inexistente. En ella las partículas del aire pierden sus cualidades físico-químicas. Constituyéndose principalmente por materia plasmática (materia en el estado de plasma). El esta parte de la atmósfera la ionización de las moléculas (partículas) determina que la atracción del campo magnético de la tierra sea mayor que la del campo gravitatorio. Es la parte de la atmósfera en la que la densidad de átomos es menor acercándose al vacío conforme se eleva la altura llegando al espacio exterior.

¿QUÉ SON LOS HURACANES?Los huracanes se forman solamente en las aguas calientes del trópico cerca pero nunca en el Ecuador. En el Atlántico se forman se forman cada año, algunos quedan en el mar, unos entran a tierra y otros continúan en línea recta hacia América Central. Pero todavía mas huracanes se forman en el Pacifico Oriental algunos de ellos se mueven sobre las costas de México pero en su mayoría se mueven fuera de las costas como el huracán Edith en 1992 llegando hasta Hawai.

En el Pacifico el área de agua caliente es mas amplia y permite la formación de mas huracanes. Le llaman Tifones en vez de huracanes cuando los vientos alcanzan más de 74 millas por horas.

En el Pacifico Occidental se forman mas huracanes que en ninguna otra parte del mundo, algunos de ellos azotan el sureste de de Asia y estos tienden a ser los mas violentos en el mundo. Se le llaman ciclones al sur del Ecuador, Australia es azotada ocasionalmente por uno de estos.

Los huracanes rozan en dirección contraria a las del hemisferio norte, pero son los mismos fenómenos.

Los ciclones también se forman al sur del Océano Indico un poco mas al norte se forman en el Océano Arábico.

Pero los que causan mas muertes ocurren en la bahía de Bengala, aun ciclones débiles que azotan esta zona pueden causar serios desastres. En 1992 un ciclón azoto el área de Bangladesh matando alrededor de medio millón de personas.

Pero los huracanes no solo causan muerte y destrucción, estos existen en la naturaleza por unas razones. Los huracanes son una fuente efectiva de la naturaleza deshacerse del aire caliente en el trópico, los huracanes son malos de por sí, pero si no existieran hubiera algo mucho peor.

Nuestros huracanes se forman generalmente de disturbios tropicales que se forman sobre África. Alrededor de 100 disturbios se mueven sobre el Atlántico en los meses de Junio a noviembre, pero un promedio de sólo seis se desarrollan en huracanes. Hay otras dos fuentes para que los huracanes se desarrollen, una es una banda de nubosidad al norte del Ecuador conocida como la zona de convergencia intertropical, en ocasiones un área de nubosidad donde el frente de la anda se mueve hacia el norte y se intensifica en huracán.

La otra causa es por un frente frío que baja desde Estados Unidos y se estaciona sobre agua caliente, después de varios días una masa amplia de nubosidad se puede convertir en huracán.

¿CÓMO UNA MASA DE NUBE SE CONVIERTE EN HURACÁN?El proceso exacto es complejo y no se entiende muy bien hasta e momento, pero si podemos demostrar los principios básicos de formación en una cocina.


Sabemos que los huracanes necesitan de una fuente de calor, una temperatura del océano de 80ºF o más, este calor pasa a la atmósfera de dos formas; a medida que calentamos un salten con agua podemos sentir el calor subiendo hacia el aire sobre el sartén, esta es la 1ra forma de transferencia de calor. La otra forma la podemos ver si observamos el sartén con agua por un rato, el agua desaparece gradualmente. ¿Pero realmente desaparece? Se evaporó en el aire. La energía que se utilizó para evaporar el agua también pasa al aire y esa energía se pierde como calor cuando las gotas de agua se forman.

En un huracán que se esta desarrollando la presión en el centro baja a medida que el agua caliente sube; el aire de los alrededores comienza a moverse hacia el área de baja presión.

La rotación de la tierra hace que el aire gire en contra de las manecillas del reloj en el hemisferio norte.

Otra pregunta muy común es 

¿Por qué se forman tan pocos huracanes?Aparentemente se necesita una combinación única y exacta de un número de eventos para formar una tormenta tropical o huracán, esta receta precisa de vientos, nubes y temperatura solo se consigue ocasionalmente.

A la vez que se desarrolla un huracán el rasgo mas peculiar es el ojo, un área donde no hay lluvia, pocas nubes y vientos leves producidos por el aire que desciende, regularmente su diámetro es de 15 a 30 millas, la presión del aire más baja de la superficie se encuentra en esta área.


Alrededor del ojo encontramos también la nube de pared, un cilindro de nubes altas que puede medir de 8 a 10 millas de altura, el aire aquí asciende rápidamente por lo que se encuentran los vientos y lluvias más fuertes; un avión caza huracanes que viaja a través del ojo y de la nube de pared puede distinguir el contraste increíble que hay entre ambas áreas, si nos alejamos del centro del huracán podemos ver las bandas de nubes en forma de espiral alrededor del huracán; debajo de las nubes, bandas de espiral de lluvias fuertes y vientos intensos pueden producir breves periodos de condiciones de tiempo severos cientos de millas fuera del ojo. El área afectada por el huracán se extiende unos cientos de millas de diámetro pero el área de destrucción máxima se extiende unas 50 millas de ancho. En contraste, un tornado solo afectaría una pequeña fracción del área.


Una vista tridimensional de un huracán fuerte muestra otra parte de su estructura: el viento en los niveles altos de la atmósfera, el aire cerca de la superficie entra y asciende, pero el aire tiene que ir a algún lugar, en los niveles altos de la atmósfera el viento fluye hacia fuera a favor de la manecilla del reloj.

viernes, 24 de febrero de 2017

Ecología general

Generalidades

Hay que reconocer a los biólogos y geógrafos un papel fundamental en los inicios de la ecología. Es justo recordar el aporte considerable de los griegos clásicos. Por ejemplo, Aristóteles, además de filósofo, fue un biólogo y naturalista de gran talla. Baste citar sus libros sobre la vida y costumbres de los peces, fruto de sus diálogos con pescadores, y sus largas horas de observación personal.



Si nos trasladamos al siglo XVIII, cuando la Biología y la geografía se están transformando en las ciencias modernas que hoy conocemos, es imprescindible reconocer el carácter absolutamente ecológico del trabajo de los primeros fisiólogos en su progresivo descubrimiento de las relaciones entre la vida vegetal y animal con los factores abióticos tales como la luz, el agua o el carbono. Entre los muchos ejemplos posibles, es suficiente recordar las investigaciones de Réaumur en el campo de la temperatura, así como las de Leeuwenhoeck acerca de la formación del almidón en las plantas verdes.
En 1869, el biólogo alemán Ernst Haeckel acuñó el término ecología, remitiéndose al origen griego de la palabra (oikos, casa; logos, ciencia, estudio, tratado). Según entendía Haeckel, la ecología debía encarar el estudio de una especie en sus relaciones biológicas con el medio ambiente. Otros científicos se ocuparon posteriormente del medio en que vive cada especie y de sus relaciones simbióticas y antagónicas con otras.Haeckel escribió: "Entendemos por ecología, el conjunto de conocimientos referentes a la economía de la naturaleza, la investigación de todas las relaciones del animal tanto en su medio inorgánico como orgánico, incluyendo sobre todo su relación amistosa u hostil con aquellos animales y plantas con los que se relaciona directa o indirectamente. En pocas palabras, la ecología es el estudio de todas las complejas interrelaciones a las que Darwin se refería como las condiciones de la lucha por la existencia.

Resulta siempre artificial el querer precisar etapas históricas en la sistematización de una nueva ciencia, porque los diversos centros de interés que constituyen sus principales objetivos o paradigmas acostumbran a ser investigados simultáneamente por distintos grupos científicos. Sin embargo, puede resultar práctico fijar ciertas cronologías que nos orienten, insistiendo en los aspectos más característicos de la biografía de cada época. Aplicando este principio al siglo XX, se pueden señalar distintas etapas sobresalientes. Por ejemplo, el encuentro entre ecólogos, botánicos y zoólogos tiene lugar hacia la década de 1920, cuando se empieza a hablar de comunidades ecológicas mixtas y de bioecología, prefiriéndose esta nueva expresión a las tradicionales de ecología vegetal y ecología animal.


La ecología es la ciencia que estudia las interrelaciones de los diferentes seres vivos entre sí y con su entorno Estudia cómo estas interacciones entre los organismos y su ambiente afecta a propiedades como la distribución o la abundancia. En el ambiente se incluyen las propiedades físicas y químicas que pueden ser descritas como la suma de factores abióticos locales, como el clima y la geología, y los demás organismos que comparten ese hábitat (factores bióticos).

Se trata de una ciencia descriptiva y experimental; con un gran número de aplicaciones, particularmente en lo que respecta a la conservación de los recursos naturales.

Actualmente, tras ser redefinida por Taylor en 1936 como la ciencia de todas las relaciones, de todos los organismos, con todos sus ambientes; la ecología goza de un sentido más amplio, pasando a ser una ciencia de síntesis. Paradójicamente, puede que nuestra propia subsistencia dependa de la correcta aplicación de esta ciencia.

La ecología es la rama de la Biología que estudia las interacciones de los seres vivos con su hábitat. Esto incluye factores abióticos, esto es, condiciones ambientales tales como: climatológicas, edáficas, etc.; pero también incluye factores bióticos, esto es, condiciones derivadas de las relaciones que se establecen con otros seres vivos. Mientras que otras ramas se ocupan de niveles de organización inferiores (desde la bioquímica y la biología molecular pasando por la biología celular, la histología y la fisiología hasta la sistemática), la ecología se ocupa del nivel superior a éstas, ocupándose de las poblaciones, las comunidades, los ecosistemas y la biosfera. Por esta razón, y por ocuparse de las interacciones entre los individuos y su ambiente, la ecología es una ciencia multidisciplinaria que utiliza herramientas de otras ramas de la ciencia, especialmente geología, meteorología, geografía, sociología, física, química y matemáticas.






Haeckel, que tuvo un papel importante en la popularización de la teoría evolucionista de Charles Darwin, realizó importantes trabajos de clasificación de especies y publicó diversas obras donde están fundamentadas sus teorías. Además se desempeñó como profesor de Anatomía y Zoología en distintas universidades, y son notables sus aptitudes para el dibujo, patentes en numerosas ilustraciones de su autoría.

jueves, 23 de febrero de 2017

Sistema estelar con 7 planetas similares a la Tierra

Un descubrimiento único.Un grupo internacional de astrónomos anunció este miércoles el hallazgo de un sistema estelar con siete planetas de masa similar al nuestro, tres de los cuales se encuentran en una zona habitable y podrían albergar océanos de agua en su superficie.

Los planetas se encuentran a 40 años luz de la Tierra, en la constelación Acuario. Orbitan alrededor de Trappist-1, una estrella de "poca" masa y "fría".

El astro y el sistema que gira alrededor de este reciben el nombre de Trappist por las siglas en inglés del Telescopio Pequeño para Planetas en Tránsito y Planetesimales, ubicado en Chile.

Con este instrumento se observaron tres de los siete planetas, en mayo de 2016, de acuerdo a la página de la Nasa.

Por sus condiciones, existe laposibilidad de que el sistema Trappist-1 pudiera acoger vida. Tres de estos mundos se encuentran dentro de una zona considerada como "habitable", por la distancia que los separa de su estrella.


Pero el coinvestigador del proyecto, Amaury Triaud, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, dijo que si el planeta más alejado tiene una atmósfera que atrapa eficientemente el calor -un poco más como la atmósfera de Venus que la de la Tierra- podría ser habitable.

"Sería decepcionante si la Tierra representa la única posibilidad para la habitabilidad en el Universo", dijo Triaud a la BBC.

Michaël Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja, Bélgica, e investigador principal del proyecto, dijo que "los planetas están muy cerca uno del otro y muy cerca de la estrella, lo que recuerda mucho a las lunas alrededor de Júpiter".

De hecho, los siete planetas están más cerca de Trappist-1 que Mercurio del Sol, según la NASA, y si una persona se parara en la superficie de alguno de ellos, tal vez vería a uno de los otros planetas, casi como se ve la Luna desde la Tierra.

"Sin embargo, la estrella es tan pequeña y tan fría que los siete planetas son templados, lo que significa que podrían tener agua líquida y, por extensión, quizás vida en su superficie", agregó.

El sistema descubierto tiene tanto el mayor número de planetas del tamaño de la Tierra como el mayor número de mundos que podrían contar con agua líquida en superficie hallados hasta la fecha.

Los planetas, cuyo descubrimiento apareció en la revista Nature, fueron detectados usando el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA y varios observatorios en tierra.

Los seis planetas internos parecen tener órbitas coordinadas entre sí. Esta armonización parece ser resultado de interacciones tempranas en la evolución del sistema planetario.

Búsqueda de oxígenoLa siguiente fase de la investigación consiste en buscar gases clave como oxígeno y metano, que podrían aportar pruebas sobre lo que sucede en la superficie, explica David Shukman, editor de Ciencias de la BBC.

"La emoción en torno a este último descubrimiento se debe no solo al hecho de que muchos de los planetas son del tamaño de la Tierra. También a que la estrella Trappist-1 es convenientemente pequeña y tenue. Esto significa que los telescopios no se 'deslumbrarán' como sí lo harían al apuntar a estrellas mucho más brillantes", comenta Shukman.

"Así, se abre una fascinante vía de investigación de estos mundos y sus atmósferas", agrega.

Los astrónomos confirman que debería ser posible estudiar las propiedades atmosféricas de los planetas con telescopios.

"El telescopio espacial James Webb, el sucesor de Hubble, tendrá la posibilidad de detectar ozono si es que esta molécula está presente en la atmósfera de alguno de los mundos", dijo el coautor de la investigación, Brice-Olivier Demory, de la Universidad de Berna, Suiza.

"(El ozono) podría ser un indicador de la actividad biológica en el planeta", agregó. Pero el astrofísico también advierte que debemos ser extremadamente cuidadosos al inferir actividad biológica desde lejos.

Algunas de las propiedades de las estrellas frías y de poca masa podrían suponer desafíos para el desarrollo de la vida. Por ejemplo, algunas son conocidas por emitir grandes cantidades de radiación en forma de llamaradas, que tiene el potencial de esterilizar las superficies de los planetas cercanos.

Gel anticonceptivo masculino

Desde las píldoras anticonceptivas hasta las inyecciones no hormonales, los científicos han estado investigando distintas opciones como alternativa a la operación masculina como método de anticonceptivo masculino. Ahora, un estudio llevado a cabo por el Centro Nacional de Investigación de Primates de California (EE. UU.) ha probado con éxito un gel anticonceptivo en monos.

En 2016 un equipo de científicos probó el gel anticonceptivo no hormonal masculino Vasalgel -un polímero de alto peso molecular- en conejos, abriendo una esperanza a un anticonceptivo a largo plazo para los varones (el método es reversible).

En el nuevo ensayo, los investigadores, liderados por Catherine VandeVoort, probaron la droga en primates, inyectando directamente en los conductos deferentes, que transportan el esperma de los testículos a la uretra. Lo que hace el gel es formar una barrera que pone fin al movimiento del esperma.

El experimento se llevó a cabo con 16 monos Rhesus machos adultos y un grupo de control de 16 monos de la misma edad que habían sido previamente vasectomizados. Los animales fueron sedados con Ketamina; se les administró 100 microlitros de Vasalgel con la ayuda de una jeringa a través de una pequeña incisión. El gel creó una barrera de aproximadamente 2 centímetros de longitud dentro del conducto deferente. Tras esto, los monos volvieron a su hábitat normal, donde convivieron con hembras durante 2 años.

La paternidad de todos los descendientes fue probada a través de muestras de sangre y pruebas genéticas. Los resultados evidenciaron que los machos tratados con el gel anticonceptivo no habían tenido descendencia.


Como efectos secundarios, un solo mono del grupo desarrolló granuloma de esperma -bulto en el testículo-, algo que también sucede en la vasectomía. La diferencia es que el porcentaje de aparición de estos granulomas espermáticos es del 15% con la vasectomía y de apenas un 3% con el gel.

“Vasalgel muestra una promesa real como una alternativa a la vasectomía, porque la investigación en conejos ha demostrado que el producto es reversible. Aunque es posible revertir una vasectomía, es un procedimiento técnicamente difícil y los pacientes a menudo tienen tasas muy bajas de fertilidad después de la reversión”, aclara Catherine VandeVoort, líder del trabajo.

Carl von Linné [Linneo]

(Carolus Linnaeus en latín; Linneo en castellano; Rashult, Suecia, 1707 - Uppsala, id., 1778) Botánico sueco. Su temprano interés por las plantas hizo que a la edad de ocho años se le conociera ya por el apodo del Pequeño Botánico, si bien compaginó esta vocación con los estudios de medicina, que cursó en las universidades de Lundt y Uppsala, y con su establecimiento, en 1738, en esta última ciudad como médico privado y como profesor de medicina en su universidad (1741). Además de realizar expediciones botánicas a Laponia, por cuenta de la Academia de Ciencias de Uppsala, amplió sus estudios de medicina en los Países Bajos, y recorrió otros países europeos, como Gran Bretaña y Francia. Fue catedrático de botánica en la Universidad de Uppsala (1742).


Considerado el creador de la clasificación de los seres vivos o taxonomía, desarrolló un sistema de nomenclatura binomial (1731) que se convertiría en clásico, basado en la utilización de un primer término, escrito en letras mayúsculas, indicativa del género y una segunda parte, correspondiente al nombre específico de la especie descrita, escrita en letra minúscula. Por otro lado, agrupó los géneros en familias, las familias en clases, las clases en tipos (fila) y los tipos en reinos.

Con anterioridad a sus trabajos habían existido ya intentos de introducir cierto orden en la aparente confusión que supone la ingente proliferación de seres vivos. El primero que trató de establecer una clasificación fue J.-P. de Tournefort (1656-1708) mediante la introducción de un sistema clasificatorio natural basado en la «realidad objetiva de las especies, los géneros y las clases». Casi simultáneamente John Ray redactó una obra monumental, Historia plantarum generalis (1686-1704), en la que intentó distribuir de una manera racional las plantas y definir con precisión, básicamente, la noción de especie a través del establecimiento de sus relaciones con una comunidad de origen.

miércoles, 22 de febrero de 2017

La biosfera

La biosfera es la parte de la corteza terrestre en la cual se desarrolla o es posible la vida, es decir, desde determinada altura de la atmósfera hasta el fondo de los océanos.

Este espacio vital abarca unas zonas llamadas biociclos: el biociclo del agua salada (mares y océanos), biociclo del agua dulce (ríos y lagos), y biociclo terrestre (suelo y el aire en contacto con él).

La biosfera comprende (aproximadamente) la hidrosfera, la zona más superficial de la litosfera y la parte inferior de la troposfera, es decir, abarca desde unos 50 km. de altitud en la atmósfera, hasta los fondos de los océanos más profundos. En la biosfera la vida depende de la circulación de nutrientes esenciales, calor y energía solar.

El medio en que se desarrolla la vida, la biosfera, consta pues de troposfera, hidrosfera (mares, océanos y aguas continentales), y la parte más externa de la corteza terrestre (litosfera). En la biosfera existe vida en todas las áreas emergidas, y hasta unos pocos metros de profundidad del suelo.


La atmósfera 
Los gases fundamentales que forman la atmósfera son: Nitrógeno (78.084%), Oxígeno (20.946%), Argón (0.934%) y Dióxido de Carbono (0.033%). Otros gases de interés presentes en la atmósfera son el vapor de agua, el ozono y diferentes óxidos.

También hay partículas de polvo en suspensión como, por ejemplo, partículas inorgánicas, pequeños organismos o restos de ellos y sal marina. Muchas veces estas partículas pueden servir de núcleos de condensación en la formación de nieblas muy contaminantes.

Los volcanes y la actividad humana son responsables de la emisión a la atmósfera de diferentes gases y partículas contaminantes que tienen una gran influencia en los cambios climáticos y en el funcionamiento de los ecosistemas.

El aire se encuentra concentrado cerca de la superficie, comprimido por la atracción de la gravedad y, conforme aumenta la altura, la densidad de la atmósfera disminuye con gran rapidez. En los 5,5 kilómetros más cercanos a la superficie se encuentra la mitad de la masa total y antes de los 15 kilómetros de altura está el 95% de toda la materia atmosférica.

La mezcla de gases que llamamos aire mantiene la proporción de sus distintos componentes casi invariable hasta los 80 km, aunque cada vez más enrarecido (menos denso) conforme vamos ascendiendo. A partir de los 80 km la composición se hace más variable.



Formación de la atmósfera
La mezcla de gases que forma el aire actual se ha desarrollado a lo largo de 4.500 millones de años. La atmósfera primigenia debió estar compuesta únicamente de emanaciones volcánicas, es decir, vapor de agua, dióxido de carbono, dióxido de azufre y nitrógeno, sin rastro apenas de oxígeno.

Para lograr la transformación han tenido que desarrollarse una serie de procesos. Uno de ellos fue la condensación. Al enfriarse, la mayor parte del vapor de agua de origen volcánico se condensó, dando lugar a los antiguos océanos. También se produjeron reacciones químicas. Parte del dióxido de carbono debió reaccionar con las rocas de la corteza terrestre para formar carbonatos, algunos de los cuales se disolverían en los nuevos océanos.

Más tarde, cuando evolucionó la vida primitiva capaz de realizar la fotosíntesis, empezó a producir oxígeno. Hace unos 570 millones de años, el contenido en oxígeno de la atmósfera y los océanos aumentó lo bastante como para permitir la existencia de la vida marina. Más tarde, hace unos 400 millones de años, la atmósfera contenía el oxígeno suficiente para permitir la evolución de animales terrestres capaces de respirar aire.

Laura Jansen- Use Somebody

Laura nació en Breda, Holanda; su padre es holandés y su madre, estadounidense. 

Su encuentro con la música surgió a muy temprana edad, ya que comenzó a tocar el piano a los cinco años. En la preparatoria, formó parte del coro de la escuela y además participó en varios musicales. 

Más tarde ingresó al Conservatorio de Holanda el cual abandonó pues obtuvo una beca en el renombrado Berklee College of Music. Después de graduarse, no todo fue miel sobre hojuelas ya que Laura tuvo dificultades para encontrar su voz. 

Además, intentaba convertirse en compositora, lo cual tampoco le resultó fácil. Una dolorosa ruptura amorosa de una relación de muchos años, le ayudó a escribir, Bells, su primera canción. Poco a poco fue encontrando su propio camino y comenzó a presentarse en las noches de micrófono abierto de los clubes de Los Ángeles. Esto le permitió formar parte del Hotel Café Tour en el cual participó como corista y tocando el piano. 

Gracias a esto, fue invitada a hacer diversas apariciones en Holanda, lo cual culminó con un contrato con Universal Music. Entre sus éxitos se encuentran su cover a Use Somebody de Kings of Leon, Queen of Elba, Sound of the Drums con Armin y Single Girls, entre otros.

Sistema binomial

El botánico sueco Carlos Linneo reveló los problemas en el arreglo sistemático de la botánica y esbozó su propio método de clasificación, en el cual las especies eran entidades reales que podrían agruparse en categorías superiores llamadas género. Parte de la innovación de Linneo fue agrupar los géneros en taxa superiores que se basaban en similitudes compartidas: los géneros en órdenes, los órdenes en clases, y las clases en reinos. Simplificó la nomenclatura científica al dar un nombre latino para designar al género y uno para la especie, la nomenclatura binomial.

Los primeros nombres que tuvieron las plantas y animales eran nombres comunes, pero estos tienen los siguientes inconvenientes:

· No son universales, sólo son aplicables a una lengua
· Sólo algunas plantas o animales tienen nombre vernáculo.
· A menudo, dos o más organismos no relacionados tienen el mismo nombre común o un mismo organismo tiene diferentes nombres comunes.
· Se aplican indistintamente a géneros, especies o variedades.

Las normas básicas para la escritura de los nombres científicos son:
· Se usa el latín o palabras latinizadas.
· La primera letra del género va en mayúscula; el resto del nombre (la especie) va en minúscula.
· Cuando se imprime, el nombre científico se escribe con letra cursiva (o itálica). Cuando se escribe a mano o a máquina, se subraya.
· Al final del nombre científico se acompaña el apellido abreviado del autor que lo describió. Lam es abreviación de Lamarck y L de Linneo. Así, por ejemplo, el encino es Quercus rotundifolia Lam, el pino piñonero es Pinus pinea L.

Origen del Sistema Solar (I)

Desde los tiempos de Newton se ha podido especular acerca del origen de la Tierra y el Sistema Solar como un problema distinto del de la creación del Universo en conjunto.
La idea que se tenía del Sistema Solar era el de una estructura con unas ciertas características unificadas:

1. - Todos los planetas mayores dan vueltas alrededor del Sol aproximadamente en el plano del ecuador solar. En otras palabras: si preparamos un modelo tridimensional del Sol y sus planetas, comprobaremos que se puede introducir en un cazo poco profundo.

2. - Todos los planetas mayores giran entorno al Sol en la misma dirección, en sentido contrario al de las agujas del reloj, si contemplamos el Sistema Solar desde la Estrella Polar.

3. - Todos los planetas mayores (excepto Urano y, posiblemente, Venus) efectúan un movimiento de rotación alrededor de su eje en el mismo sentido que su revolución alrededor del Sol, o sea de forma contraria a las agujas del reloj; también el Sol se mueve en tal sentido.

4. - Los planetas se hallan espaciados a distancias uniformemente crecientes a partir del Sol y describen órbitas casi circulares.

5. - Todos los satélites, con muy pocas excepciones, dan vueltas alrededor de sus respectivos planetas en el plano del ecuador planetario, y siempre en sentido contrario al de las agujas del reloj. La regularidad de tales movimientos sugirió, de un modo natural, la intervención de algunos procesos singulares en la creación del Sistema en conjunto.

Por tanto, ¿cuál era el proceso que había originado el Sistema Solar? Todas las teorías propuestas hasta entonces podían dividirse en dos clases: catastróficas y evolutivas. Según el punto de vista catastrófico, el Sol había sido creado como singular cuerpo solitario, y empezó a tener una «familia» como resultado de algún fenómeno violento. Por su parte, las ideas evolutivas consideraban que todo el Sistema había llegado de una manera ordenada a su estado actual.

En el siglo XVI, el del nacimiento de la astronomía científica, se suponía que aun la historia de la Tierra estaba llena de violentas catástrofes. ¿Por qué, pues, no podía haberse producido una catástrofe de alcances cósmicos, cuyo resultado fuese la aparición de la totalidad del Sistema? Una teoría que gozó del favor popular fue la propuesta por el naturalista francés Georges-Louis Leclerc de Buffon, quien afirmaba, en 1745, que el Sistema Solar había sido creado a partir de los restos de una colisión entre el Sol y un cometa.

Naturalmente, Buffon implicaba la colisión entre el Sol y otro cuerpo de masa comparable. Llamó a ese otro cuerpo cometa, por falta de otro nombre. Sabemos ahora que los cometas son cuerpos diminutos rodeados por insustanciales vestigios de gas y polvo, pero el principio de Buffon continúa, siempre y cuando denominemos al cuerpo en colisión con algún otro nombre y, en los últimos tiempos, los astrónomos han vuelto a esta noción.

Sin embargo, para algunos parece más natural, y menos fortuito, imaginar un proceso más largamente trazado y no catastrófico que diera ocasión al nacimiento del Sistema Solar. Esto encajaría de alguna forma con la majestuosa descripción que Newton había bosquejado de la ley natural que gobierna los movimientos de los mundos del Universo.

El propio Isaac Newton había sugerido que el Sistema Solar podía haberse formado a partir de una tenue nube de gas y polvo, que se hubiera condensado lentamente bajo la atracción gravitatoria. A medida que las partículas se aproximaban, el campo gravitatorio se habría hecho más intenso, la condensación se habría acelerado hasta que, al fin, la masa total se habría colapsado, para dar origen a un cuerpo denso (el Sol), incandescente a causa de la energía de la contracción.

En esencia, ésta es la base de las teorías hoy más populares respecto al origen del Sistema Solar. Pero había que resolver buen número de espinosos problemas, para contestar algunas preguntas clave. Por ejemplo: ¿Cómo un gas altamente disperso podía ser forzado a unirse, por una fuerza gravitatoria muy débil?