martes, 6 de junio de 2017

Sistema Circulatorio (I)

El sistema circulatorio se encarga de recoger del tubo digestivo los nutrientes absorbidos tras la digestión y, de las superficies respiratorias, el oxígeno incorporado, para distribuirlos por todas las células del organismo; además recoge los productos de desecho de las células para llevarlos a los órganos excretores que se encargarán de evacuarlos al exterior. También transporta hormonas desde las glándulas endocrinas hasta los tejidos blancos, ayuda a mantener el equilibrio hídrico del organismo y a la homeostasis en los animales homeotermos, y defiende al cuerpo contra los microorganismos invasores.

Corazón
Es un músculo estriado de control involuntario, hueco colocado en el centro de la cavidad torácica, tiene forma de pirámide triangular con la base hacia arriba. Su color es rojizo con masas adiposas cerca de los grandes vasos, su volumen es mayor en el hombre que en la mujer y su peso llega a ser de 270 gr. aproximadamente y tiene una capacidad de 540 c.c.


Al realizar un corte transversal de éste órgano, podemos observar 4 cavidades, (2) superiores y (2) inferiores derechas e izquierdas, que reciben el nombre de aurículas o atrios y ventrículos respectivamente. 

Dichas cavidades forman "2 corazones" uno derecho formado por la aurícula y ventrículo correspondientes y otro izquierdo formado por la aurícula y ventrículo del mismo lado. Estas cavidades se encuentran separadas por el tabique auricoloventricular y por válvulas que tienen como función evitar el reflujo de la sangre y son:

a) Válvula tricuspide que separa a la aurícula derecha del ventrículo del mismo lado.
b) Válvula mitral que separa a la aurícula izquierda del ventrículo del mismo lado.
Cada latido del corazón desencadena una secuencia de eventos llamados ciclos cardiacos, que constan principalmente de 2 fases:
1.- Sístole ocurre cuando las aurículas se contraen y expulsan la sangre a los ventrículos, las válvulas se cierran para evitar el reflujo de la sangre.
2.- Diástole en está fase, todas las partes del corazón se relajan para permitir la llegada de nueva sangre.
Normalmente en el adulto, se producen una serie de estímulos nerviosos que dan como resultado la revolución cardiaca y cuyo valor normal es de 70 por minuto, en estado de reposo. El corazón recibe estímulos por parte del sistema nervioso simpático que aumenta su ritmo y fuerza de contracción y a su vez del sistema nervioso parasimpático que realiza la acción contraria, es decir, reduce su ritmo y fuerza de contracción.

Arterias:
Son conductos tubulares de diámetros mayores a menores, su naturaleza es musculomembranosa y llevan la sangre del ventrículo izquierdo a todo el organismo.

Venas:
Son parecidas a las arterias, pero a diferencia de ellas, las venas tienen unas estructuras llamadas valvas que originan unas válvulas de forma semilunar que impiden el reflujo de la sangre y la llevan de los tejidos a las aurículas, sus diámetros siempre son de menor a mayor. 

Acompañan a las arterias en par, es decir, 2 venas por una arteria a excepción de los grandes vasos, en la que su distribución es de 1:1. Su localización es más superficial, es decir, prácticamente debajo de la piel.


Sangre:
Es un tejido líquido que fluye a través de los vasos sanguíneos a excepción de los vasos linfáticos, presenta varias características:

1.- Es más gruesa que el agua, lo que le permite fluir con mayor lentitud.
2.- Su densidad se puede demostrar con el tacto.
3.- Su temperatura se aproxima a los 38ºC.
4.- Tiene un pH ligeramente alcalino que oscila entre 7.35 a 7.45.
5.- Su concentración salina (NaCl) es de 0.90%.
6.- Constituye cerca del 8% del peso corporal.
7.- Su volumen promedio varia en hombres (5 a 6 litros) y en mujeres (4 a 5 litros).

Está constituida por elementos celulares como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas diseminadas en un líquido color paja llamado plasma.

Funciones de la sangre

1.- Transporte de oxígeno a todos los tejidos.
2.- Transporta sustancias nutritivas producto de la función del sistema digestivo.
3.- Conduce las materias de desecho a los órganos excretores.
4.- Contribuye a conservar la temperatura del organismo.
5.- Conduce las sustancias glandulares (hormonas) de un tejido a otro.
6.- Cuenta con propiedades para combatir las infecciones del organismo.
7.- Tiene la propiedad de coagularse y de esta manera evitar la fuga de ella en las pequeñas heridas o rupturas vasculares, gracias a diversos mecanismos de coagulación.
8.- Permite determinar el tipo de sangre de cada persona por medio de antígenos que presentan los eritrocitos en su superficie.

La sangre una vez fuera del aparato circulatorio, se coagula, separándose las células del plasma; esté fenómeno puede presentarse en el interior de los vasos de una manera anormal, formándose un coágulo llamado trombo el cual puede llegar a obturar alguna arteria o vena provocando severos daños en el tejido afectado.


Sistema linfático.
Además del sistema circulatorio sanguíneo, los vertebrados poseen un subsistema del sistema circulatorio denominado linfático, que consta de una extensa red de vasos linfáticos que conducen linfa (procedente del líquido intersticial) y tejido linfático (rico en linfocitos). Tiene tres funciones principales:
· Colectar y devolver el líquido intersticial a la sangre.
· Defender al cuerpo contra los organismos patógenos a través de mecanismos inmunitarios.
· Absorber lípidos del aparato digestivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Calificaciones