jueves, 9 de marzo de 2017

Paracetamol, Ibuprofeno y aspirina

En los últimos años el paracetamol y el ibuprofeno han ido ganando terreno a la aspirina, a la hora de tratar algunos dolores y enfermedades. Se han vuelto tan comunes que mucha gente los confunde. Pero los tres medicamentos son diferentes, tienen distintos efectos secundarios y son eficaces para distintas cosas, aunque cubran un espectro común.

Vamos a aprender a usarlos bien repasando los 15 errores comunes que cometemos con el Paracetamol, el Ibuprofeno y la aspirina. Es importante conocer sus diferencias para conseguir que sean eficaces, y para que nuestro cuerpo no se acostumbren a ellos.

El paracetamol, también llamado acetaminofén (acetaminofeno) es un fármaco con propiedades analgésicas y antipiréticas. Es decir, sirve para tratar los dolores de todo tipo (cabeza, musculares, crónicos) y para disminuir la fiebre. Actúa en el cerebro aliviando la capacidad de sentir dolor, pero no en la zona dañada, al no ser un antiinflamatorio. Su gran ventaja es que no afecta al estómago.

El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo que se usa como analgésico y antipirético. Cubre un espectro muy similar al del paracetamol: dolores comunes, enfermedades crónicas inflamatorias como la artritis, e incluso como tratamiento del acné. Actúa rápido y es eficaz con dolores asociados a la inflamación, como las lesiones musculares, menstruación, artritis, etc.

La aspirina, como el ibuprofeno, es un antiinflamatorio no esteroideo indicado para el dolor, la fiebre y la inflamación.

A primera vista parece que sirven para lo mismo pero su composición química es diferente. ¿Cómo sabemos cual hay que usar?

Dolores de muelas, musculares y artritis 

Aunque los tres tratan los dolores, es muy fácil recordar sus aplicaciones. El paracetamol, al no ser un ácido, no provoca problemas de estómago. Pero no sirve como antiinflamatorio. El ibuprofreno y la aspirina sí.

El ibuprofeno generalmente es más potente que la aspirina y actúa más rápido, pero también tiene más efectos secundarios.

Cada uno tiene sus pros y sus contras, y aunque en muchos casos varios de ellos pueden ser eficaces, siempre hay uno que actúa más rápido o con menos efectos secundarios.

No cometas estos errores al usar medicamentos: 

Tomar paracetamol para los dolores de muelas y musculares El paracetamol tiene efectos analgésicos pero no es antiinflamatorio. En dolores de muelas relacionados con las encías o los nervios, torceduras de tobillo, y otras dolencias en donde hay una inflamación no actúa sobre ella así que no ataca la fuente del dolor. Cuando se pasen sus efectos, el dolor de muelas, golpe, etc., volverá. Es más aconsejable usar ibuprofeno, que sí es antiinflamatorio.

Tomar ibuprofeno y paracetamol para los dolores de columna Aunque sirven para aliviar el dolor estas drogas no funcionan muy bien en dolores asociados a la columna vertebral: dolor de espalda, cuello, cervicales, etc.

Tomar paracetamol para la artritis La artritis es una inflamación de una articulación, por tanto el paracetamol no es muy eficaz. Hay que tomar ibuprofeno.

El paracetamol actúa rapidamente No es así. Este medicamento tarda entre 45 minutos y una hora en hacer efecto. El ibuprofeno tarda 30 minutos.

El paracetamol alivia los dolores menstruales Es cierto, pero para este cometido es mucho más eficaz el ibuprofeno.


Dolores de cabeza, jaquecas y migrañas 
Los dolores de cabeza, las migrañas, las jaquecas, y otras molestias que afectan a la parte superior del tronco se encuentran entre los dolores más comunes. Su origen es muy diferente, y en muchos casos depende de cada persona.

Hay personas propensas a sufrir jaquecas casi a diario. Otros solo las sufren cuando están cansados, o estresados. A veces aparecen por una mala posición al sentarse, porque la almohada utilizada para dormir no es la correcta, o porque la tensión arterial está demasiado alta.

El ácido acetilsalicílico, la típica aspirina, es un remedio muy eficaz contra el dolor de cabeza. Pero es un ácido, lo que significa que produce ardor de estómago en las personas con estómago sensible, e incluso puede ocasionar úlceras.

¡Atentos a estos errores! 

Tomar ibuprofeno para el dolor de cabeza Los componentes del ibuprofeno son débiles a efectos neurológicos, es decir, apenas actúan sobre el dolor de cabeza. Es mucho más efectivo tomar una aspirina o, si no se tolera, tomar paracetamol, que sí funciona bien a nivel neuronal.

Tomar paracetamol para la resaca Los efectos secundarios del paracetamol se doblan con el alcohol. Su toxicidad está cercana a la dosis máxima diaria, cuando se toma alcohol. Por tanto no hay que utilizarlo para la resaca. En su lugar, usar ibuprofeno.


Gripe y catarro y fiebre
En invierno, casi todo el mundo termina padeciendo una gripe, catarro o resfriado. A veces se confunden, pero los síntomas son diferentes y también el origen de la infección.

Los catarros o los resfriados no se curan con medicamentos. Como mucho se pueden tomar analgésicos para mitigar el dolor o las molestias, pero nada más. La gripe es una infección vírica, y hay que tener más cuidado con ella porque se puede complicar, especialmente en personas mayores.

No hay que cometer los siguientes errores: 

Ingerir ibuprofeno para tratar la gripe La gripe es un virus, y como como tal debilita las plaquetas de la sangre, necesarias para la renovación celular. Entre las contraindicaciones del iburprofeno está también la debilitación de las plaquetas, así que no es adecuado para tratar los dolores y el malestar asociado a la gripe. Es mucho más recomendable el paracetamol.

Tomas aspirina para tratar la gripe Como ocurre con el ibuprofeno, algunos de los activos del ácido acetilsalicídico no son adecuados para este virus. De nuevo, hay que recurrir al paracetamol.

Tomar paracetamol para la fiebre La fiebre se produce por una infección (fiebre séptica) o por toxinas o lesiones nerviosas (aséptica). Con frecuencia está asociada a una inflamación provocada por la infección o la lesión. El paracetamol no es antiinflamatorio, así que aunque sí es efectivo por su condición de antipirético, en fiebres altas asociadas a una inflamación son más efectivos la aspirina o el ibuprofeno.


Acidez de estómago, úlceras y heridas 
El ibuprofeno y la aspirina no se llevan bien con los estómagos sensibles al ácido. Pero al mismo tiempo son excelentes antiinflamatorios, por eso sirven para aliviar las heridas, torceduras de tobillo, etc.

Se sabe que el 60% de las personas no responden a los antiinflamatorios, o sí les funciona unos pero no otros. No queda otro remedio que probarlos hasta descubrir el que funciona, siempre respetando las dosis.

¡Una sobredosis de paracetamol es mortal!
El ibuprofeno se puede tomar a cualquier hora Con un estómago sano no es problema, pero como ocurre con la aspirina puede producir molestias estomacales, por eso es recomendable tomarlo con las comidas, o usar un protector de estómago.

Los niños pueden tomar una pizca de aspirina La Asociación Española de Pediatría desaconseja utilizar la aspirina con menores de 16 años. Algunas asociaciones internacionales suben hasta los 18 años. La razón es que se ha asociado a algunos casos de Síndrome de Reye en menores, que provoca daño cerebral y problemas hepáticos.

El ibuprofeno alivia el dolor de las heridas Como analgésico, así es, pero también actúa como anticoagulante, así que no ayuda a cerrar las heridas. Para este caso es mejor el paracetamol.


No debes tomar estos medicamentos sí... Acostumbramos a tomar ciertas medicinas que no necesitan receta médica como si fuesen caramelos. Esto es un error muy grave que puede pasarnos factura, e incluso terminar en el hospital.

Todo medicamento tiene efectos secundarios, y en algunos casos son efectos graves que pueden provocar incluso la muerte, si se produce una sobredosis.

¡No son para tomárselos a broma!
Contraindicaciones 

Hay personas que tiene prohibido tomar aspirinas, ibuprofeno o paracetamol. No tomes estos medicamentos si tienes las siguientes dolencias o síntomas.

Aspirina Personas con el estómago sensible. La aspirina provoca dispersia (trastornos en la secreción del estómago)
Personas con úlcera estomacal, o propensas a ellas. La aspirina tomada en exceso puede provocar úlcera péptica y perforación de estómago
Personas que padecen asma
Mujeres en los últimos meses de embarazo
Personas que beben mucho alcohol

Ibuprofeno Personas propensas al estreñimiento, diarrea y gases
Personas muy nerviosas
Personas con problemas de riñón
Cuando hay heridas con mucha hemorragia
Paracetamol Personas con problemas en el hígado
Alcohólicos
Es muy tóxico para perros y gatos


No me funciona, pero lo sigo tomando 
Se sabe que el 60% de las personas no responden bien a los antiinflamatorios. Si tomas ibuprofeno o aspirina y no notas mejoría o es muy pequeña, deja de tomarlo. Prueba con otro diferente.

Superar la dosis recomendada de paracetamol 
El paracetamol es uno de los medicamentos más seguros que existen, y además no produce las molestias estomacales del ibuprofeno o la aspirina. Esto hace que mucha gente se tome varias cápsulas para reforzar el efecto. 

El problema es que el paracetamol tiene un índice terapeútico muy estricto. Esto significa que en su dosis normal es muy seguro, pero en su dosis máxima (4 gramos al día en un adulto) está muy cerca de la sobredosis, y puede provocar daños irreparables en el hígado, incluso la muerte. Estos problemas pueden surgir con 4 gramos diarios en personas alcohólicas, y 10 gramos en personas que no toman alcohol. De hecho el paracetamol es uno de los medicamentos más usados en intentos de suicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Calificaciones