miércoles, 22 de febrero de 2017

Sistema binomial

El botánico sueco Carlos Linneo reveló los problemas en el arreglo sistemático de la botánica y esbozó su propio método de clasificación, en el cual las especies eran entidades reales que podrían agruparse en categorías superiores llamadas género. Parte de la innovación de Linneo fue agrupar los géneros en taxa superiores que se basaban en similitudes compartidas: los géneros en órdenes, los órdenes en clases, y las clases en reinos. Simplificó la nomenclatura científica al dar un nombre latino para designar al género y uno para la especie, la nomenclatura binomial.

Los primeros nombres que tuvieron las plantas y animales eran nombres comunes, pero estos tienen los siguientes inconvenientes:

· No son universales, sólo son aplicables a una lengua
· Sólo algunas plantas o animales tienen nombre vernáculo.
· A menudo, dos o más organismos no relacionados tienen el mismo nombre común o un mismo organismo tiene diferentes nombres comunes.
· Se aplican indistintamente a géneros, especies o variedades.

Las normas básicas para la escritura de los nombres científicos son:
· Se usa el latín o palabras latinizadas.
· La primera letra del género va en mayúscula; el resto del nombre (la especie) va en minúscula.
· Cuando se imprime, el nombre científico se escribe con letra cursiva (o itálica). Cuando se escribe a mano o a máquina, se subraya.
· Al final del nombre científico se acompaña el apellido abreviado del autor que lo describió. Lam es abreviación de Lamarck y L de Linneo. Así, por ejemplo, el encino es Quercus rotundifolia Lam, el pino piñonero es Pinus pinea L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario